Parte de tu labor como padre o madre de familia es estar al tanto del desempeño académico de tu hijo en la escuela. Pero no siempre es sencillo detectar cuáles son los problemas que él pueda tener ni cómo solucionarlos. Por eso es importante tener en cuenta algunos consejos que pueden serte de gran utilidad a la hora de resolver los problemas de aprendizaje que tu hijo pueda tener en la escuela.

 

Signos de que tu hijo tiene problemas en la escuela

No todos los niños se adaptan con la misma facilidad a las exigencias de la escuela por eso es común encontrar que muchos de ellos tienen que hacer frente a las continuas llamadas de atención de sus profesores, quienes a su vez se encargan de comunicar al respecto a los padres de familia. Si has comenzado a recibir citaciones por parte de los maestros de tus hijos es probable que estos últimos tengan algunos problemas que es necesario resolver cuanto antes.

Sin embargo, en el caso de que no hayas recibido ningún tipo de comunicación por parte de los profesores de tu hijo, existen algunos signos de que él tiene problemas en la escuela:

– Es común que se le haga difícil realizar las tareas escolares. Su bajo rendimiento académico se pone de manifiesto cuando tarda demasiado tiempo en finalizar con las tareas diarias que le dejan en la escuela debido a que le cuesta entender lo que le enseñan en clase. Esto constituye un indicativo de que tal vez tu hijo tiene problemas de aprendizaje.

– No quiere hablar sobre los cursos que está estudiando. Si antes compartía algunas anécdotas contigo sobre la escuela ahora no quiere hablar de nada que tenga que ver con ella. Tus intentos de conversar sobre su vida en la escuela encuentran una fuerte negativa por parte de tu hijo, lo que debería convertirse en una señal de alarma que indica la posibilidad de que tenga problemas en la escuela.

– Tiene mala conducta en la escuela. Con el objetivo de desviar la atención sobre sus problemas de aprendizaje, tu hijo ha comenzado a tener un comportamiento agresivo u hostil hacia sus compañeros. La frustración que siente puede impulsarlo a tener una conducta negativa incluso hasta con sus maestros.

Hay que tener en cuenta que varios de estos problemas de aprendizaje a veces están relacionados con asuntos de índole emocional, es decir, que tu hijo puede sentirse preocupado o triste por algún problema que esté ocurriendo en la escuela, en su relación con sus profesores o compañeros, o de repente está ocurriendo algo en casa que afecta la armonía familiar. Al encontrarse en un estado de tensión o desequilibrio emocional, su desempeño en la escuela puede verse seriamente afectado.

Niño con problemas de aprendizaje

¿Cómo solucionar los problemas de aprendizaje de tu hijo?

Lo más recomendable para solucionar los problemas de aprendizaje de tu hijo es determinar qué es lo que le está ocurriendo. Por eso es necesario que lo lleves a una consulta con un pediatra o un médico de confianza que pueda evaluar si existe un problema físico (por ejemplo alguna dificultas en la visión o en el oído que esté provocando malestar en tu hijo o que esté causando inconvenientes en su aprendizaje) o si se trata de un problema de carácter psicológico como el Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDHA) —condición de carácter crónica que se caracteriza por la dificultad para prestar atención, la hiperactividad y la impulsividad—. Por otro lado, contacta al director o a los maestros de la escuela para solicitarles que evalúen a tu hijo con el objetivo de identificar cuáles con sus puntos débiles así como sus habilidades en cuanto al proceso de aprendizaje.

Una vez que los problemas de aprendizaje de tu hijo hayan sido identificados, busca la solución más adecuada para ellos. Quizás haga falta contar con un tutor particular que le ayude con sus tareas o realizar una terapia o un tratamiento para aprender técnicas o hábitos de estudio que les serán útiles para resolver sus dificultades en la escuela.