Para obtener los mejores resultados en los años escolares no hay nada mejor que desarrollar hábitos de estudio efectivos en tus hijos. Enseñarles cómo crear rutinas diarias que les permitan alcanzar el éxito académico es más sencillo de lo que imaginas.

 

Métodos de estudio

¿Por qué son importantes los hábitos de estudio?

Es difícil que los niños por sí solos organicen su tiempo de la manera adecuada para llevar a cabo las tareas diarias del colegio. Por eso tanto las clases como el recreo tienen días y horas determinadas a diario en la escuela. Pero, de la misma manera como ocurre en el colegio es necesario que los niños desarrollen rutinas en casa para realizar sus tareas y para disfrutar de sus momentos de ocio y entretenimiento.

Si eres padre o madre de familia uno de los retos más importantes en la educación de tus hijos es enseñarles hábitos de estudio, los cuales, como ocurre con cualquier hábito, requieren de tiempo, esfuerzo y práctica.

Además de hacer uso de técnicas de aprendizaje para realizar las tareas y prepararse para los exámenes, tus hijos necesitan el desarrollo de rutinas de estudio, intercaladas con espacios breves de descanso, ya que éstas promueven la responsabilidad y el equilibrio emocional en ellos. Esto se debe a que saber a qué hora van a almorzar o cenar, hacer las tareas, salir a jugar o a qué hora van a dormir les da seguridad y tranquilidad en el ambiente familiar.

 

Técnicas de aprendizaje

¿Cómo crear 3 hábitos de estudio en tus hijos?

 

  1. Busca el espacio adecuado para estudiar:

    puede ser una parte de la habitación de tu hijo en la que se encuentre un escritorio con todos los implementos que necesita para estudiar (lápices y lapiceros, libretas de apuntes, etc) y un estante en el que pueda colocar sus libros y cuadernos. Si el dormitorio de tu hijo es muy pequeño como para colocar un área de estudio allí puedes buscar otra habitación de la casa, siempre y cuando esta no sea la sala ni el comedor ya que en esos espacios el tránsito de las personas podría distraer a tu hijo.

  2. Establecer un horario de estudio:

    Encontrar el mejor momento para estudiar es esencial para desarrollar hábitos de estudio, puede ser después del almuerzo o antes de salir a jugar, lo importante es que cada vez que tu hijo termine de hacer su tarea tenga permiso para disfrutar de una actividad que sea divertida: ver televisión, jugar un videojuego, salir a pasear en bicicleta o a practicar algún deporte. De esta manera tu hijo aprenderá que todo esfuerzo tiene una recompensa. Por eso es importante que sepas reconocer sus pequeños logros cotidianos como terminar la tarea sin ayuda de nadie o hacerlo en un tiempo más corto del que le habías asignado, no dudes en felicitarlo por ello cada vez que sea posible.

  3. Elaborar una rutina de estudio:

    Para que tu hijo se habitúe a estudiar, es necesario que comience con periodos cortos de tiempo en los que se dedique exclusivamente a la realización de su tarea. Puede comenzar con 25 minutos de estudio y 5 minutos de descanso e ir aumentando poco a poco la duración de los periodos de estudio y los de descanso en esa proporción. Este periodo no debe de exceder los 45 minutos en los primeros años de la primaria y puede extenderse hasta 90 minutos en los estudiantes de la segunda mitad de la primaria hacia adelante.