3 formas en que una mascotas ayuda en el desarrollo de un niño

Tener una mascota en casa puede ser la mejor decisión que hayas tomado para contribuir al desarrollo y bienestar de tu hijo. Un animal doméstico es una grandiosa oportunidad para que un niño aprenda tres lecciones importantes para su crecimiento físico, mental y emocional.

Animales para niños

1) Animales para niños: una responsabilidad a diario

Probablemente una de las cosas más difíciles de enseñarle a un niño es a ser responsable, es decir, hacerse cargo de sus errores y enmendarlos en la medida de lo posible. Pero lo que muchos padres de familia, tanto mamás como papás, no saben es que cuentan con un aliado infalible para que sus hijos puedan aprender lo que implica la responsabilidad.

Las mascotas, sobre todo en el caso de las más comunes como los perros, requieren de un cuidado diario que incluye su alimentación, su aseo, su ejercicio y sus horas de descanso. Si bien son tareas sencillas es necesario que alguien las realice sin falta para que el animal crezca sano y feliz. Cuando adoptas o compras animales domésticos para niños, encargarle algunas o todas estas tareas a tu hijo puede ser una manera simple y efectiva de inculcarle una de las virtudes más valiosas: la responsabilidad.

Hay que tener en cuenta que para definir las tareas de cuidado de los animales debes adaptarlas a la edad de tu hijo, tal vez si es pequeño todavía puede encargarse sólo de que su mascota tenga agua limpia cada día, mientras que si es más grande también puede realizar los paseos o los baños que ésta necesita.

Por otro lado, cuidar las mascotas que hay en casa no sólo sirve para que tu hijo aprenda a cumplir de manera responsable con las tareas diarias que esta labor implica sino que además al hacerlo él ganará confianza en sí mismo ya que sentirá que es capaz de hacerse cargo de alguien más.

Las mascotas son los mejores amigos de tus hijos

2) Las mascotas son los mejores amigos de tus hijos

Debido al contacto diario y a la cercanía con tu hijo, los animales domésticos para niños se convierten en la compañía favorita para él. La relación que un niño establece con las mascotas no sólo le brinda alegría sino que además le ofrece un apoyo emocional, ya que tu hijo puede abrazar a su perro o su gato cuando siente miedo o tristeza para encontrar alivio o consuelo en el contacto físico con él.

De igual manera, el vínculo entre la mascota y el niño mejora la autoestima de éste al sentir que su amigo de cuatro patas lo quiere con un amor incondicional y lo acepta tal como él es. Como ves, los animales para niños son los compañeros ideales de actividades y juegos para tus hijos.

Diversión familiar en cuatro patas

3) Diversión familiar en cuatro patas

Además de llenar de alegría a tu hijo, los animales domésticos para niños pueden mejorar la integración familiar: los engreídos del hogar son un buen motivo para pasar más tiempo en familia. Reunirse en el patio de la casa alrededor de la mascota o salir a pasear con ella por el parque son momentos familiares divertidos que se pueden compartir entre todos. En el caso de tener varios hijos, un animal fortalece el vínculo entre hermanos porque al compartir las tareas de cuidado del animal, ellos aprenden a trabajar en equipo con un mismo objetivo: mantener sano y feliz a su mascota.